viernes, 4 de marzo de 2016

2

primeros meses como mamá: mi experiencia (II)

Pues aquí estoy, con la segunda parte de lo que están siendo estos primero meses como mamá. Y ya son casi cuatro!! Creo que lo he comentado ya alguna vez, pero la sensación es muy extraña; por una parte parece que el tiempo ha volado, no puedes creer que tu mini bebé ya no sea tan mini y que ya tenga cuatro meses. Pero por otra parte, no puedes acordarte casi de cuando tenías barrigón y todavía no había nacido. Si parece que lleva toda una vida con nosotros!! Cómo pueden mezclarse estas dos sensaciones tan contradictorias?¿?

En fin! Que sea de una manera u otra, lo más imnportante sin duda es disfrutar esta etapa (en realidad, esta y la que sea!) y apretujar al bebé, y darle algo más de cien millones de besos al día porque llegará el momento, que no me dejará :p Hoy os hablo sobre  nuestras rutinas de baño, los juegos o cómo es estar 24 horas al día con un bebé. Queréis leerlo?


 Ay el baño! No se si hago bien en generalizar, pero los primeros baños con un recién nacido son agotadores!! Mides la temperatura 47 veces para que no queme ni esté demasiado templada, sujetas al bebé con más cuidado que si fuera una bomba a punto de explotar, te da pánico que se resbale, que le moletse el agua en los ojos... parece tan difícil!! Luego, como TO-DO, solo es cuestion de práctica y se hace todo mucho más sencillo. Nosotros compramos una tumbonita pequeña en la que la acostabamos y así estaba ella (y nosotros) más tranquila. Tumbona que por cierto ya se le quedó pequeña hace semanas! Las primeras veces lloraba mucho. Parecía que le estábamos matando y era un poco frustrante, pero a las dos o tres semanas se acostumbró y ahora ya, le gusta mucho cuando la bañamos y patalea llenando tooodo de agua. Es pringoso y divertido a partes iguales XDD Eso si, el momento sacarle del agua sigue sin gustarle y por lo visto el verse desnudita y mojada le agobia mucho y pocas veces podemos evitar que llore pese a que le envolvemos con la toalla rapidisimo. El último paso de ponerle la cremita por todo el cuerpo de nuevo le encanta, y ahí es donde mi marido (lo hace el 95% de las veces él) la relaja masajeandola  y se acaban los lloros. Lo dicho, todo un entretenimiento!!
Evidentemente, de recién nacido poco puedes hacer con el bebé más que intentar sacarle dos sonrisas que, seguramente, sean fortuitas. Pero sin darte cuenta y casi de casualidad, oyes algo parecido a un "ajo" y claro, a ti se te cae la baba más que a ella (y mira que se le cae !! ). Poco a poco, iba viendo a la peque más como personita que como bebé y, aunque sigue siendolo, ya se rie a carcajadas con determinadas chorradas que le hacemos, le encanta que la levantemos en alto o aguanta un buen rato en su mantita de juegos dándole golpes a sus muñecos colgantes. También le encanta la hamaquita, cosa que para mi es un lujazo porque sobretodo a la hora de preparar la comida me viene de miedo. Así que cada vez tenemos más peluches, sonajeros y mordedores por el salón de casa y es que ir cogiendo y chuperreteandolos todos... le encanta!!

Antes de tener a la peque y en mis últimas semanas de baja, me agobiaba un poco el pensar en llevar la casa y la #vidamaruja cada día ya que por mi trabajo, yo era la que menos tiempo pasaba en casa y ese cambio me asustaba un poco y no quería pernsar que iba a ser una "superwoman" por si luego no podía y me frustraba. Pero si. Afortunadamente y como os he dicho varias veces, la nena es muy muy buena y desde el principio he podido organizarme bien. Por otro lado, el tener la oportunidad de pasar estos meses, día tras día y cada hora del día con ella es un privilegio. A veces es agotador, si! Y escaparte unas horitas tú sola resulta totalmente necesario (por suerte, me quedo muy tranquila y no necesito andar mirando 37 veces el móvil por ver si sobreviven mi marido y mi hija jejeje) Pero el ver cada pequeño avance que hace es una pasada y el vínculo que se crea es bestial. Porque la carita que pone cuando se despierta cada mañana y me asomo a su cuna es indescriptible.  Y aquí va otro topicazo que es realmente cierto: aunque le cambies el pañal dos veces en media hora, se manche las dos veces hasta las pestañas por una fuga y no deje de moverse mientras le cambias, luego de repente te mira, te hace ella sola una pedorreta y se ríe y entonces pasa como con el parto: merece la pena cada instante "sufrido" en cuestión de segundos!!

                                                                   *      *     *

Por cierto, como veis en la foto principal del post, hace ya un tiempo que tuvimos que quitar el capazo y ponerle el grupo cero para pasear. Porque con tres meses ya quería ir viéndolo todo y se enfadaba muchisimo (y berreaba más) cuando la acostaba en el capazo. Así que este mes la hemos llevado en "el huevo" y tan contenta que ha ido. Veo fotos en intagram de famosas (famosillas) que con bebés más grandes que Claudia, aun los llevan en el capazo y pensando en el frío es lo mejor!! Pero como siempre, cada bebé es un mundo y si la mía con tres meses ya me dijo que tururú, otros bebés aguantan mucho más tumbaditos en el capazo. Nosotros, por el contrario, en breve tenemos intención de pasarla a su sillita de paseo. El mismo bebé "te va pidiendo" todos estos cambios.

                                                                  *      *      *

Y ya está bien por hoy!! Espero que os haya gustado leer mis experiencias y mis sensaciones de esta aventura que es ser mamá!! 
Como siempre, estaré encantada de leer vuestras experiencias o lo que queráis contarme :)

Buen fin de semana!!!

2 comentarios:

  1. Que preciosa está la peque!! y tu una auténtica madraza!!! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que está hecha un bichillo!! Y lo de madraza, bueno... se hace lo que se puede!! jeejeje Un besito!

      Eliminar

Gracias por pasar por aquí!!! =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

lilaygris Copyright © 2014 Design by Ana Sanchez Aubrey and me