lunes, 25 de abril de 2016

2

lactancia y biberón: mi experiencia

Desde antes de ser madre, el tema de la lactancia ya me parecía de lo más curioso y es que, sinceramente, no logro entender como hay tanto tabú, tanta crítica, tanto "consejo" y tanta presión con dar el pecho sí o sí. Me parece perfecto la madre que decide darle el pecho durante un año o durante tres, la que solo quiere darlo unos meses, la que hace lactancia mixta desde el principio, la que no quiere o finalmente no puede dar el pecho... en fin, hay tantísimas opciones y todas de ellas válidas que no seré yo quien se atreva a juzgar y valorar una elección u otra. Así que aquí, como siempre, os contaré mi experiencia y lo que tenía más o menos claro que iba a hacer una vez naciera mi bebé.


Sin duda, quería intentar dar el pecho a Claudia. Era algo que me hacía ilusión por el vínculo que creo que se crea y por ese momento de intimidad entre ella y yo tan sincero, pero también es cierto que siempre había tenido claro que no quería alargarlo mucho más de cuatro o cinco meses. No se si por miedo a que  se acostumbrara a solo querer teta, o a dormirse enganchada al pecho, por conseguir un poquito más de independencia y no andar corriendo si tenía que ir a algún sitio (aun así, he utilizado un sacaleches manual en numerosas ocasiones) o no lo se, pero era algo con poca opción a debatir. Mi marido estaba totalmente de acuerdo con mi decisión. Y así lo hice.
El primer momento en que me la puse en el pecho, cuando apenas tenía unos minutos de vida me pareció de lo más especial. Las enfermeras y amigas mías que ya eran mamás me ayudaron mucho a cómo colocarla, cómo estar yo más cómoda (sorprendentemente, yo me he apañado mucho mejor sin el cojín de lactancia tan bonito que tenía ;) y conseguir que el enganche fuera correcto pese a no tener la subida de la leche. La peque ponía su boquita perfectamente y los primeros días fueron genial. Hasta que me dio la subida! Madre mía que pechos! Verme tanto volumen me agobiaba un poquillo (yo al revés del mundo oye XD) pero como todo, con los días la sensibilidad y el hinchazón tan bestia mejoró por completo y es que, el cuerpo es muy sabio y se regula solo para producir lo que necesitas.
Pese a lo bien que se enganchaba, no me libré de las dolorosas grietas en un pecho, que calmaba aplicándome crema de pepita de uva tras cada toma y que tras unos días se curaron dejando paso a una lactancia perfecta y muy satisfactoria. Por suerte, solo tomaba de un pecho en cada toma y en poco más de 5 minutos estaba lista! Por lo que eso de estar practicamente todo el día con el pecho fuera en mi caso, no sucedió y la cosa iba muy rápida.
El momento "exhibicionista" también era algo que me preocupada ya que soy un poco pudorosa, pero de nuevo, me sorprendí a mi misma con una soltura adquirida con los días en los que puedes dar el pecho en cualquier sitio sin enseñar nada más que un poquito de piel. En casa no las usaba, pero cuando salía, llevaba debajo del jersey o camisa una camiseta de lactancia (las mías eran las de H&M) facilitando todavía más la "tarea". Por cierto! Antes de dar a luz, me compré varias camisas con botones y hasta pijamas con la apertura delantera pensando que me iba a hacer falta para dar el pecho y que iba a ser lo más cómodo para abrir solo por un lado, pero de nuevo, en mi caso no sirvió de nada ya que me resultaba mucho más sencillo subir la camiseta y listo.
Haciendo ahora balance, la verdad es que estoy muy contenta con como salió y llevé todo este tema que aun siendo algo sacrificado (ya que tienes que ser tú o tú quien alimente al bebé) me resultó mucho más gratificante y alucinante de lo que nunca pensé. La sensación de ver como eres tú quien alimenta a tu bebé, de notar lo tranquila que se queda, de que puedes hasta calmarle los cólicos con el pecho o de sentir su manita apoyada en tu piel mientras mama me parece simplemente indescriptible. Pero como pensaba "antes de" y por si sirve a alguien para no tener remordimientos (que me consta por amigas que se tienen), si no hubiera aguantado el dolor de los primeros días o no hubiera funcionado, no hubiera pasado absolutamente NADA. Tengo muy claro que no soy mejor madre por haber dado el pecho.

Aunque en algunas ocasiones ya le había dado biberón con mi leche que previamente me había extraído, cuando la peque cumplió cuatro meses empezamos a darle biberón de leche artificial en la última toma del día, sobre las 12 y que siempre le ha dado mi marido mientras yo (el 95% de veces) ya dormía. Cada dos semanas que pasaban, añadía un bibe más quitando esa toma del pecho. Intentaba que no coincidieran dos bibes seguidos y hacía una toma de cada. Así otro par de semanas, y como ya alargaba las tomas bastante, iban pasando los días y antes de darme cuenta solo le daba el pecho en la toma de media noche. Al estar produciendo yo ya tan poquito, hace tres semanas que ya se me retiró la leche. Yo lo tenía muy claro que no quería una lactancia larga, cosa que me ha venido muy bien el tenerlo tan claro para responder con seguridad a las tropecientas veces que te preguntan "ya vas a dejar de darle el pecho? Aguanta unos meses más mujer" ;)
La verdad es que estoy muy contenta con cómo ha salido el proceso que ha sido muy paulatino y sin prisas. Y aunque a veces lo cierto es que echo un poco de menos el tenerla enganchada al pecho, por otra parte el primer biberón que le dio mi marido ha sido otro de los grandes y emocionantes momentos que estamos viviendo ya que la parte de alimentarla, él se la estaba perdiendo. Y da gustico verla comer tan tranquila y escuchar los sonidos y las caras que hace mientras come ;)

Con todo esto, me reitero una vez más, no pretendo convencer a nadie de nada. De que no dé el pecho o de que lo dé. Ni de si es mejor una cosa u otra, o de que lo que yo he hecho sea lo mejor. En absoluto. Es solo mi experiencia y cómo he afrontado yo este tema tan tan importante en los primeros meses de vida de nuestro bebé.  Porque al final lo único que nos importa es el bienestar de nuestra familia y con esa base, la decisión que tomemos, será la correcta. 

Un beso y gracias por leer semejante testamento ;)

2 comentarios:

  1. Me parece estupendo lo que has hecho, yo solo pude dar el pecho un mes, pero aunque hubiera funcionado mi lactancia tampoco creo que hubiera estado más de seis meses.
    Cada madre decide lo que hacer en sus circunstancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro, cada madre, cada familia, cada casa es un mundo y es por eso, que todas las decisiones son correctas. Como contaba yo estoy muy muy contenta con como ha ido este tema. Ahora empezamos con las papillas... otra aventura!! ;)

      Eliminar

Gracias por pasar por aquí!!! =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

lilaygris Copyright © 2014 Design by Ana Sanchez Aubrey and me